Me gusta esta iniciativa Me gusta

Visitar Pamplona es siempre una buena idea. Sus calles, su historia, sus monumentos, su gastronomía… pero nada mejor que hacerlo sintiéndonos como en casa. Si la ciudad es ya de por si hospitalaria, con Hotel Maisonnave encontramos ese hotel cómodo, céntrico y de confianza que nos asegura una estancia de ensueño en la capital navarra. Un imponente hotel totalmente reformado hace menos de una década gestionado por una familia de gran tradición hostelera de origen francés.

Nos tenemos que remontar a 1912, cuando la fonda de la familia Maisonnave -ubicada en la céntrica calle Espoz y Mina- dedicada a prestar alojamiento y comidas a los viajeros desde hace hacía ya décadas, dio el paso definitivo y se convirtió en hotel. Hoy más de un siglo después de aquel hito, Hotel Maisonnave es uno de los hoteles más veteranos y con mayor pedigrí del territorio foral.

Varias generaciones a los mandos de un hotel que ha visto como la sociedad pamplonesa y la propia ciudad cambiaban con el lógico paso del tiempo, y con él el Hotel Maisonnave evolucionaba al hotel moderno y cosmopolita que es hoy en día pero, pese a sus cuatro estrellas, sin perder un ápice de ese establecimiento familiar que busca ante todo la comodidad y el placer del visitante.

Un hotel que ya es historia propia de la ciudad y a la que le queda aún mucha vida por delante gracias a un servicio exquisito en el corazón de Pamplona. Con habitaciones cómodas, elegantes, adaptadas a todas las necesidades de los viajeros, con la última tecnología, gimnasio, sauna, ordenadores, parking, WiFi… y todo lo necesario para que quien visita Pamplona pueda tener la seguridad que se hospeda en un hotel de calidad, familiar, histórico y actual. Un pedazo de historia de Navarra que ha evolucionado con el mismo cariño que lo ha hecho la propia ciudad de Pamplona.