Mi padre me enseño las bases del marketing y la comunicación, pero sobre todo a ser muy trabajadora, asertiva y seguir una intuición llena de sentido común y análisis. Su empresa formada por 2 socios, no sobrevivió debido a que la segunda generación no compartíamos ideales. Yo cree mi propia empresa, con toda la esencia y filosofía de mi padre añadiendo todo el know-how digital adquirido en multinacionales después de un periplo por Europa. Esta crisis ha sido dura, de un día para otro el 70% de la facturación de nuestra empresa cayó. Cada mes que pasa remontamos la situación y ganamos más proyectos, cada vez más digitales y tecnológicos. Mi equipo ha sabido remar y ha demostrado su gran capacidad y valía. Con optimismo, esfuerzo, visión y trabajo en equipo todas las dificultades se vencen. Animo a todxs!

Me gusta esta iniciativa Me gusta